jump to search

Nuestro negocio

El tabaco es el ingrediente principal en todos los cigarrillos que desarrolla, fabrica y comercializa nuestra compañía. Cada cigarrillo contiene una selección de diversos tipos de hojas de tabaco, mezclados para que el aroma, el sabor y el carácter se adapten a las preferencias de los fumadores adultos.

El tabaco y su cadena de valor

Se conoce el tabaco hace por lo menos tres mil años. Cristóbal Colón lo encontró cuando llegó a América en 1492, pero grabados encontrados en templos antiguos muestran que se fumaba tabaco en América Central ya en el año 1000 AC.

En la actualidad, más de 100 países cultivan tabaco. China es el principal productor, seguido por Estados Unidos, Brasil, India, Zimbabwe y Turquía. El tabaco crece en suelos pobres, por lo que representa un cultivo alternativo atractivo para los productores. En muchos casos, representa mayores ingresos que cualquier otro cultivo en pequeñas extensiones. Se integra bien en rotaciones que favorecen el medio ambiente, y su inclusión beneficia a los cultivos que siguen, como el maíz.

Hoy en día, existen en el mundo millones de adultos que han decidido fumar. La industria del tabaco genera aproximadamente 100 millones de empleos en todo el mundo. Cientos de miles de productores agrícolas deciden cultivar esta planta.

Comercializamos cigarrillos de calidad

Nuestras marcas se comercializan a través de nuestra fuerza de ventas llegando a más de 6.000 comercios en Paraguay. Contamos con un  centro de distribución en Asunción y trabajamos de forma exclusiva con una compañía distribuidora.

El futuro

Una perspectiva realista sugiere que en el futuro cercano una gran cantidad de adultos continuarán consumiendo tabaco. Podemos prever que los volúmenes totales a nivel internacional se reducirán gradualmente, pero ciertamente no se registrarán masivas caídas en el consumo. Y este escenario no representa una amenaza para nuestro negocio, ya que no se trata de aumentar el mercado global, sino de competir por nuestra participación y por su valor.

La regulación de la industria también continúa en alza. La regulación excesiva a menudo tiene consecuencias no deseadas. Medidas tales como la prohibición de exhibición de producto al consumidor y los aumentos repentinos de impuestos pueden distorsionar la competencia entre las compañías de tabaco y, en algunos casos, pueden dar lugar a que los consumidores opten por consumir productos más baratos y provenientes del comercio ilícito. La regulación basada en evidencia científica es importante en la industria del tabaco y, cuando se desarrolla entre todas las partes  involucradas, puede ayudar a asegurar un mercado ordenado, que sirve a los intereses de los consumidores y los gobiernos. Creemos que la clave para el futuro es la cooperación razonable entre los gobiernos y las compañías tabacaleras bien organizadas y socialmente responsables.

El comercio ilegal: un problema global

Creemos que los productos de tabaco deben estar sujetos a impuestos adecuados y que el comercio ilegal debe ser eliminado. Sin embargo, sólo el Gobierno tiene la autoridad y capacidad de encarar eficazmente este serio problema.

El comercio ilegal del tabaco implica la producción de cigarrillos falsificados, la comercialización de cigarrillos de contrabando y la evasión de impuestos a gran escala.

El alto nivel de impuestos que pesan sobre los cigarrillos, las asimetrías fiscales entre países limítrofes, las extensas fronteras sujetas a débiles controles, la existencia de una legislación permisiva y las restricciones y prohibiciones a las importaciones, son las principales causas que facilitan el desarrollo de este fenómeno que amenaza la actividad legal de distintas industrias en todo el mundo.

El contrabando de cigarrillos no sólo erosiona significativamente el negocio de las compañías tabacaleras, las cuales deben enfrentarse a una competencia desleal y anónima, sino que también pone en peligro puestos de trabajo en toda la cadena productiva y afecta significativamente la recaudación impositiva de los estados.
Por ello, dentro de las limitaciones que este complejo escenario plantea, nuestra empresa hace todo aquello a su alcance y colabora activamente con funcionarios del Gobierno para combatir el contrabando y así tratar de lograr un mercado ordenado basado en la competencia leal.
Algunas investigaciones indican que hasta 600 mil millones de cigarrillos al año son ilegales, ya sea mediante el contrabando, falsificaciones o evasión de algún tipo de impuesto. Eso representa hasta un 12% del consumo mundial.

Los cigarrillos son uno de los productos de mayor comercialización en el mercado negro debido a los altos márgenes de beneficio, la relativa facilidad de la producción y movimiento del producto y las bajas tasas de detección y sanciones.

A nivel mundial, invertimos más de £ 50 millones cada año en la lucha contra el mercado negro del tabaco. Además, hemos desarrollado métodos de investigación para ayudar a nuestras empresas y a los gobiernos para entender mejor esta situación y poder corregirla.

Esto también implica un enorme costo para los Gobiernos. El comercio ilícito de productos de tabaco hace perder a los Gobiernos alrededor de £ 30 mil millones cada año en impuestos.  Sin embargo, algunos gobiernos no son conscientes de este problema y no reconocen la relación entre el aumento del comercio ilícito con los altos niveles de impuestos.

Vemos de vital importancia que los Gobiernos establezcan regímenes fiscales viables y políticas económicas que no contribuyan a crear condiciones que fomenten el comercio ilícito, con fuertes controles fronterizos y leyes eficaces para luchar contra el mercado negro.

max
large
medium
small
mobile